Sobrevivir a la cabalgata de los Reyes Magos

Reyes magos

¿Se puede sobrevivir a la cabalgata de Reyes?

Como cada año llega la cabalgata de Reyes. Todos dicen que es un momento mágico, pero a mí me estresa sobremanera. Puede que en los pequeños pueblos sea algo que se pueda disfrutar, pero en las grandes ciudades tienes que esperar durante varias horas, el cansancio de los niños, el frío, las lapidaciones a base de dulces,todo para ver a unos señores mal disfrazados…¡Puf! Me desquicia.

Listo, voy a compartir mi frustración contigo y de paso a ver si acabamos con el mito de la cabalgata de Reyes. Venga, me apetece hacer el papel del Grinch por un día.

El grinch

¿Te apetece padecer la cabalgata de Reyes?

Vamos por partes:

Ocho de la mañana: No seas perezoso, tienes que dejar todo listo y no vale dejarlo para luego. Aparte, la emoción de los niños no te va a permitir dormir. ¡Venga! hay que levantarse y ponerse a preparar lo necesario para la cabalgata. Aparte, el dormir está muy sobrevalorado.

Ocho y media: Roscón para desayunar. No puede faltar el día de la cabalgata para darnos toda la energía que este día requiere. Total que más da un kilo de más a estas alturas de la Navidad. Y tómatelo con algo calentito porque el día promete ser frío y largo, muuuuy largo.

Nueve treintaViste a los niños con ropa adecuada para el invierno ártico. Sin miedo. Porque vais a pasar casi todo el día en la calle así que ponles tantas capas como a la señora cebolla que mas vale prevenir… No se pueden olvidar bufandas, guantes,  gorros, botas bien calentitas y un paraguas (nunca se sabe), pero sobre todo es la mejor técnica para coger más caramelos.

Once de la mañana: Empieza la aventura. Toca ir en transporte público, en tu coche sería imposible por el tráfico, los corte de calles y porque resulta imposible aparcar en cualquier lugar cerca de la cabalgata. Cuando aparece el metro o el autobús hay que meter a los niños a conciencia como salchichas embutidas.

Doce de la mañana: Parece increíble pero lo lograste, habéis llegado. A estas alturas habrán perdido parte de su ropa de abrigo, y tu paciencia con ello, pero lo conseguiste, Ahora a buscar el mejor sitio para ver el espectáculo.

Cabalgata de Reyes

La una: Este año lo habéis hecho de cine. tenéis un sitio fantástico en primera fila. Ahora toca organizarse para no perder el sitio por el que tanto has lucado, pero toca estar muchas horas ahí, así que mejor hacer amistad con la gente de alrededor. Ya sabes, yo te guardo el sitio, tu me lo guardas a mi…

Las siete de la tarde: Después de esperar muchas horas de pie y pasando frío, finalmente, comienza la cabalgata. Crees que ha sido todo un éxito, pero otro año más ves como la gente a tu alrededor van mucho más preparados que tu y piensas: el año que viene no se me puede olvidar esto o aquello otro… Es competencia desleal. No se puede comparar, la manta de cama king size con tu pequeño paraguas plegable.

Siete y media: Atentos, empiezan las hostilidades! Vienen las primeras carrozas y con ellos los nervios y la el descontrol. Pero, aparte de la ilusión, hay que tomar precauciones. Toca sacar los cascos para bicicleta que ha cargado todo el día  y colocarlos en las cabezas de los niños. No es plato de buen gusto llevarse a casa un chichón por impacto de caramelos.

Reyes magos

Ocho de la tarde: Ya vienen los Reyes. Has pasado el día esperando ver esa cara de sorpresa de los niños al sentir de cerca  la magia de la navidad. Por fin puedes ver ese brillo en sus ojos tan especial. Misión cumplida. Te llenas de orgullo y de satisfacción… O eso es lo que tu creías. Porque en incomparable momento de felicidad es cuando tu hijo se vuelve y dice “mamá,¿en serio estos con los Reyes auténticos?” Incluso ellos en su maravillosa ingenuidad se han percatado de que la barba de Melchor estaba torcida y de que Baltasar era un señor pintado de negro y que Gaspar estaba hablando por el móvil. ¿Tiene eso algo de mágico?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat